Imagen (Google)

La palabra sinusitis proviene de la terminación griega seno o cavidad, lo cual implica que la sinusitis corresponde a la inflamación de una cavidad. Específicamente, la ciencia médica se refiere a las cavidades que tenemos dentro del cráneo, especialmente en la parte peri orbitaria.

Dios y/o la naturaleza,  como mejor lo quieras aceptar, creó cavidades en la cara para que la voz pueda tener resonancia y así facilitarnos la comunicación. Si el hombre no tuviese estas cavidades la resonancia de su voz sería opaca o sorda, tal como ocurre cuando tenemos un fuerte resfriado.

La sinusitis se genera cuando esa cavidad o seno o caverna que tenemos detrás de la nariz y detrás de los ojos, se obstruye y deja de estar correctamente ventilada. Al obstruirse la salida de estas cavidades, la mucosidad que queda atrapada es infectada por los virus o bacterias que generalmente la contaminan y es así que se desarrolla una infección e inflamación de esa cavidad, lo que se conoce como sinusitis.

Cuando tenemos un resfriado mal curado esa inflamación dura más de siete días convirtiéndose en una sinusitis sub aguda, pero muchas veces dura más de dos meses y la sinusitis se vuelve crónica. La característica de las personas que tienen sinusitis es la constante formación de mucosidad que altera la claridad de la voz, de tener constantemente la necesidad de “sonarse” la nariz, la sensación de estar tragando constantemente flema y que puede producir infecciones respiratorias intermedias o bajas (traqueítis, laringitis, bronquitis, neumonías).

Otro síntoma clásico es el dolor que se siente en el arco superciliar cuando se toma bebidas heladas o dolores constantes de cabeza.

La sinusitis es más frecuente en pacientes alérgicos, pues la inflamación de la mucosa suele taponear los conductos que airean o ventilan estos senos paranasales o peri orbitarios.

 

TRATAMIENTO

El diagnóstico se puede concluir con una radiografía de cráneo llamada frontonasal,  la cual va a poder evidenciar los niveles de pus capturados o la inflamación de la mucosa respectiva.

El tratamiento debe ser realizado de preferencia por un otorrinolaringólogo, y si por alguna situación no puedes acceder a él aquí te dejo algunas recomendaciones básicas:

-         Trata de ser disciplinado en el tratamiento de tus resfríos tomando tus medicamentos a tiempo en cantidades y plazos recomendados por el médico, tomando mucha agua porque el agua permite que el moco se diluya y pueda ser fácilmente expectorado.

-         Los alérgicos o a quienes se tupe la nariz con facilidad pueden tomar loratadina una tableta diaria por quince días y evitar el polvo, la humedad, olores fuertes, polen, jugar con animales, etc.

-         Revisa si tienes el tabique desviado porque esto siempre te ocasionará problemas de ventilación de los senos paranasales  y, por consiguiente, mayores episodios nasales.

Si la nariz se te tupe vas a respirar por la boca y al hacerlo el aire frio llegará a tus bronquios y pulmones generándote mayores infecciones respiratorias.