otitis

El verano nos dejó. Aparecieron días nublados y húmedos de Otoño. Con ellos las alergias y las infecciones respiratorias (resfríos, sinusitis). Como complicación de estos cuadros puede presentarse la OTITIS MEDIA AGUDA, inflamación del oído medio (habitualmente acompañado de infección) que aparece en forma abrupta (en pocas horas) y produce:

  • Dolor de oído, generalmente de un solo lado.
  • Sensación de oído tapado (hipoacusia).
  • Fiebre (generalmente en niños menores de 2 años).

El primer síntoma en aparecer es el oído tapado que no destapa con la deglución. Posteriormente se instala el dolor que puede ser de leve a muy intenso. En algunos casos si el tímpano se perfora, el oído comienza a supurar (salida de pus a través del conducto auditivo) y el dolor cesa debido a que finaliza la presión sobre tímpano. Si el tratamiento es exitoso, el tímpano se cierra completamente y los síntomas disminuyen hasta desaparecer en algunos días. El último síntoma en retirarse es la hipoacusia (sensación de oído tapado).

Cualquier persona a cualquier edad puede sufrir de otitis media aguda. Los lactantes y niños son especialmente susceptibles debido a la inmadurez de la Trompa de Eustaquio (conducto que comunica internamente oído y nariz). Casi el 20% de los niños menores de un año tuvieron un cuadro de otitis media aguda en su vida.

La otitis media aguda no es una patología grave. Generalmente se cura espontáneamente o con tratamiento al cabo de algunos días. Tiene un requerimiento inmediato de solucionar: el dolor que puede estar a cargo del clínico o pediatra y un control posterior a cargo del especialista otorrinolaringólogo.

La mayoría de los tratamientos incluyen Antibióticos  y Antiinflamatorios. No se recomiendan el uso de gotas óticas debido a que no curan ni alivian el cuadro. La infección ocurre en el oído medio, al cual las gotas no llegan  por la presencia del tímpano que es una barrera. Solo funcionarán si existe perforación.  En consecuencia, las gotas únicamente se utilizan en casos de otitis media con supuración (con tímpano perforado).

Cuando los cuadros se repiten se debe verificar si el oído se curó entre episodio y episodio. Esto lo determina el médico otorrinolaringólogo, quien buscará una causa predisponente y tratará el problema según cada caso.